Cómo dormir bien por la noche

Spread the love

Los trastornos del sueño son un motivo común por el que la gente va al médico en Europa. En lugar de pastillas para dormir, la tendencia consiste cada vez más en ofrecer métodos alternativos, como la sofrología o la fototerapia.

El ser humano duerme un tercio de su vida. Pero cada vez son más las personas que sufren insomnio, agotamiento durante el día, apnea del sueño o incluso narcolepsia. El resultado son millones de bajas por enfermedad al año y pérdidas económicas de miles de millones. En casos extremos, los problemas para dormir pueden afectar al metabolismo y favorecer la obesidad, la diabetes o incluso la enfermedad de Alzheimer.
Dormir es absolutamente esencial, y sin embargo, el tiempo promedio de sueño por noche es de poco menos de siete horas. Es la cifra más baja de la historia. El tema es objeto de intensa investigación desde hace algunos años. Los estudios han demostrado que los seres humanos tenemos un reloj interno que se basa en el llamado ritmo circadiano. Este descubrimiento fue tan importante para el estudio del sueño que fue galardonado con el Premio Nobel de Medicina en 2017.


Numerosos nuevos estudios están buscando alternativas a los somníferos, que a menudo acarrean graves efectos secundarios. Con estos medicamentos, el sueño se parece más a una anestesia y no es en absoluto reparador. Gracias a los avances de la medicina, ahora conocemos el papel crucial que juega el sueño: en esas horas, el cerebro procesa información y genera espacio para nuevos conocimientos y recuerdos.
Además, los investigadores pudieron constatar que existen nuevas alternativas para recuperar la capacidad de dormir: el sueño polifásico (con siestas cortas), la fototerapia (exposición a la luz azul del día para sincronizar el reloj interno), o incluso cascos ligeramente electrificados para estimular la actividad hormonal del cerebro. Estas técnicas económicas y sin efectos secundarios gozan de una creciente popularidad en todo el mundo. Grandes empresas como Google, Facebook y otras compañías modernas están experimentando con luz y utilizando innovadores módulos de oficina como “nap pods”, una especie de literas que permiten a los empleados dormir brevemente durante el día. El documental muestra enfoques terapéuticos que se desarrollaron como parte de esta “suave revolución del sueño”.