En Santa Cruz pobladores salen a abastecerse sin respetar la numeración del carné

Un recorrido tempranero de EL DEBER lo constató así por la Villa Primero de Mayo, el Plan Tres Mil, San Aurelio y Doble vía a La Guardia

Guider Arancibia Guillen

La capital cruceña amaneció más callada que los otros días por la disminución del ruido de los motores, pero la cantidad de gente en las calles es similar a los últimos cuatro días de cuarentena. La gente en las primeras horas de la declaratoria de Emergencia Sanitaria no salió tanto en sus autos, pero sí a pie, para abastecerse

La gente se volvó a los mercados este jueves pese a las restricciones con el número de carné. Foto: Jorge Ibáñez

La modalidad de circulación en base a la numeración del carné de identidad todavía no se está cumpliendo, eso lo constató EL DEBER en un recorrido desde el kilómetro 13 de la doble vía a La Guardia, cuarto anillo de la Santos Dumont, San Aurelio entre el quinto y sexto anillo, además de la Villa Primero de Mayo. 

Hoy solamente tienen permiso para salir a abastecerse de lo necesario para la canasta familiar las personas cuya numeración del carné de identidad termina en 7 u 8, pero tal mandato no se está cumpliendo.  

Por ejemplo, en el mercado del Plan Tres Mil se vio gendarmes municipales desde temprano, pero estos solo controlaron el ingreso de los compradores con barbijo, no así sus números de carné, según estos decían que esa no era su potestad señalando a la Policía como la encargada de aquello.

En el mercado de la Villa Primero de Mayo sí se vio una que otra patrulla, pero los oficiales no se bajaron de estas ni controlaron que quienes circulen porten la cédula de identidad y tengan la numeración correcta para circular.  

Se vio patrullas militares controlando circulación de vehículos, estas exigen autorización legal y nadie pasa si no está provisto de barbijo y alcohol. Los militares actúan con respeto.

El coronel José Enrique Terán, comandante departamental, manifestó que las personas encontradas sin autorización van a ser retenidas, mientras que la cadena productiva está garantizada.

«Nosotros vamos a velar por que la canasta familiar y nuestros mercados tengan el abastecimiento necesario, eso implica que camiones de transporte de carga y de productos deben llegar a los mercados para que se abastezcan las familias», resaltó.

EL DEBER

Leave your comment